Browsing Pastor's Corner

December 3rd, 2017 - From the Pastor

Dear Brothers and Sisters in Christ, 

Today we celebrate the first Sunday of Advent and the beginning of the new liturgical year. 

It is a good time for us to reflect on how we have grown throughout this last year in our spiritual life and our personal relationship with God. Have we allowed the time to slip by without awareness or have we sought to take advantage of the many graces that God sends our way, even in our suffering, in order to love Him first above all and to share His love with those around us? 

Whether it has been a good year or a bad one, now it comes to an end and the new liturgical year begins today. Let’s take a positive attitude and thank God for the blessings, humbly ask His forgiveness for our failures and seek to make the new year an even better one for His honor and glory and for the good of our neighbor. 

Strive to live this liturgical year in a deeper union with God through the liturgy and right at home through prayer, love, generosity and forgiveness. Let’s make a difference, starting with ourselves. 

Sincerely in Christ, Fr. Thomas Bennett


Estimados Hermanos y Hermanas en Cristo, 

Hoy celebramos el primer Domingo de Adviento y el comienzo del nuevo año litúrgico. 

Es un buen tiempo para reflexionar sobre nuestro crecimiento a lo largo del año pasado en nuestra vida espiritual y nuestra relación personal con Dios. ¿Hemos permitido que pasara el tiempo sin conciencia o hemos aprovechado las muchas gracias que Dios nos manda, incluso en el dolor, para amarlo más a El sobre todo y para compartir su amor con nuestro prójimo? 

Si ha sido un año bueno o malo, ya llegó su fin y el nuevo año litúrgico comienza ahora. Adoptemos una actitud positiva ahora, agradeciendo a Dios sus bendiciones, humildemente pidiendo perdón por nuestras faltas y buscando hacer que el nuevo año sea aún mejor por Su honor y gloria y por el bien de los demás. 

Busquen vivir el nuevo año litúrgico en una unión más profunda con Dios mediante la litúrgia y también allí mismo en sus casas con la oración, el amor, la generosidad y el perdón. Comenzamos mejorando a nosotros mismos. 

Sinceramente en Cristo, Padre Thomas Bennett